Una Lista de los "Nunca más confesaré"

No hay nada más poderoso que una decisión, pues ésta te meterá en un mundo nuevo. Lucas Márquez.

1. Nunca más confesaré "No puedo" Porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Filipenses 4:13

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

2. Nunca más confesaré necesidad, porque "Mi Dios pues, suplirá todas mis necesidades según sus riquezas en gloria en Cristo Jesús"

Filipenses 4:19

Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús.

3. Nunca más confesaré falta de fe, porque "Dios ha dado a cada cual la medida de fe.

Romanos 12:3

Ayuden a los hermanos necesitados. Practiquen la hospitalidad.

4. Nunca más confesaré debilidad, porque "Jehová es la fortaleza de mi vida"

Salmos 27:1

El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?

Y "el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará"

Daniel 11:32

Corromperá con halagos a los que hayan renegado del pacto, pero los que conozcan a su Dios se le opondrán con firmeza.

5. Nunca más confesaré la supremacía de Satanás sobre mi vida, porque "Mayor es el que está en mi que el que está en el mundo"

1ª Juan 4:4

Ustedes, queridos hijos, son de Dios y han vencido a esos falsos profetas, porque el que está en ustedes es más poderoso que el que está en el mundo.

6. Nunca más confesaré derrota, porque "Dios me lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús".

2ª Corintios 2:14

Sin embargo, gracias a Dios que en Cristo siempre nos lleva triunfantes* y, por medio de nosotros, esparce por todas partes la fragancia de su conocimiento.

7. Nunca más confesaré falta de sabiduría, porque "Cristo Jesús me es hecho sabiduría de Dios"

1ª Corintios 1:30

Pero gracias a él ustedes están unidos a Cristo Jesús, a quien Dios ha hecho nuestra sabiduría --es decir, nuestra justificación, santificación y redención.

8. Nunca más confesaré enfermedad, porque "Por sus llagas yo soy sanado"

Isaías 58:5

¿Acaso el ayuno que he escogido es sólo un día para que el hombre se mortifique? ¿Y sólo para que incline la cabeza como un junco, haga duelo y se cubra de ceniza? ¿A eso llaman ustedes día de ayuno y el día aceptable al Señor?

Y Jesús "mismo llevó mis flaquezas y cargó mis enfermedades"

Mateo 8:17

Esto sucedió para que se cumpliera lo dicho por el profeta Isaías: "Él tomó sobre sí nuestras enfermedades y cargó con nuestras dolencias."

9. Nunca más confesaré preocupaciones y frustraciones, porque yo "estoy echando toda mi ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de mi".

1ª Pedro 5:7

Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.

En Cristo soy libre de cuidados.

10. Nunca más confesaré condenación, porque "ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús"

Romanos 8:1

Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús,

Yo estoy en Cristo; por tanto, estoy libre de condenación.

11. Nunca más confesaré esclavitud, porque "donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

2ª Corintios 3:17

Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

Mi cuerpo es el templo del Espíritu Santo.

12. Nunca más confesaré soledad. Jesús dijo: "He aquí, yo estoy con vosotros siempre, hasta el fin del mundo"

Mateo 28:20

Enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.

Y "No te desampararé, ni te dejaré"

Hebreos 13:5

Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: "Nunca te dejaré; jamás te abandonaré."

13. Nunca más confesaré maldiciones y mala suerte, porque, "Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo aquel que es colgado de un madero), para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu"

Gálatas 3:13-14

Cristo nos rescató de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros, pues está escrito: "Maldito todo el que es colgado de un madero."*

Así sucedió, para que, por medio de Cristo Jesús, la bendición prometida a Abraham llegara a las naciones, y para que por la fe recibiéramos el Espíritu según la promesa.

14. Nunca más confesaré descontento, porque "he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación"

Filipenses 4:11

No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre.

15. Nunca más confesaré indignidad porque "al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia por Dios en El"

2ª corintios 5:21

Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.

16. Nunca más confesaré confusión porque "Dios no es Dios de confusión, sino de paz"

1ª corintios 14:33

Porque Dios no es un Dios de desorden sino de paz. Como es costumbre en las congregaciones de los creyentes,

Y "Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido"

1ª Corintios 2:12

Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido.

17. Nunca más confesaré persecución, porque "Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?"

Romanos 8:31

¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?

18. Nunca más confesaré el dominio del pecado sobre mí vida, porque "la ley del espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la luz del pecado y de la muerte"

Romanos 8:2

Pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.

19. Y "Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones"

Salmos 103:12

Tan lejos de nosotros echó nuestras transgresiones Como lejos del oriente está el occidente.

20. Nunca más confesaré frustración, porque "tú guardarás en perfecta paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado"

Isaías 26:3

Al de carácter firme lo guardarás en perfecta paz, porque en ti confía.

21. Nunca más confesaré temor al futuro, "Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló por el Espíritu"

1ª Corintios 2:9-10

Sin embargo, como está escrito: "Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente humana ha concebido lo que Dios ha preparado para quienes lo aman."
Ahora bien, Dios nos ha revelado esto por medio de su Espíritu, pues el Espíritu lo examina todo, hasta las profundidades de Dios.

22. Nunca más confesaré problemas porque Jesús dijo: "En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo"

Juan 16:33

Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.