No puedes alcanzar tus sueños si tu corazón es más pesado que tus cargas

El mayor regalo que puedes recibir es precisamente un sueño, podríamos decir que un sueño es un depósito en efectivo que Dios hace a tu cuenta personal. Recibir el regalo de un sueño es un suceso, pero el desarrollo de ese sueño es un proceso, la palabra sueño procede de una raíz griega denominada "enupniazo" significa: "Proyectos viables".

A continuación quiero compartirte lo que a mi juicio son las diez etapas más relevantes de un soñador que realiza su sueño.

Primero, todo sueño comienza en Dios, Dios es la fuente primaria de todo sueño y cuando ese sueño llega a ti, tu te transformas en un hombre natural que encapsulas un depósito sobrenatural, este sueño viene a ti para revelarte tu propósito y tu destino.
¿Qué proyectos abrazarías si supieras que no puedes fracasar? ¿Qué objetivos proyectarías en tu mesa de trabajo si tuvieras finanzas ilimitadas? ¿Qué planes estarías realizando si supieras con certeza que puedes realizarlos? ¿Con que trabajo estarías comprometido si pudieras venderle tus ideas a gente poderosa? Estas son algunas de las cosas que se activarán con tu sueño.

Segundo, el soñador se iguala al nivel del sueño, no importa el lugar y la condición en que te encuentres, cuando el sueño te alcanza siempre te eleva a su nivel. Frecuentemente el sueño llega a la vida del soñador en forma dramática superando ampliamente las capacidades del individuo, por eso exclamará ¡Imposible! No te asustes, todos hemos gritado así, pero con el tiempo descubrimos que el sueño solo es un catalizador de nuestras capacidades ocultas y dormidas dentro de nosotros. Dicen que cuando Dios decide hacer algo maravilloso comienza con alguna dificultad humana, pero cuando se dispone a hacer algo admirable comienza con un imposible humano.

Tercero, el sueño que recibes es algo vivo, tiene inmortalidad inmediata, trae la genética del éxito total, los únicos impedimentos para su no realización se encuentran en ti y no en el sueño, podríamos decir que tu mente es el útero donde el sueño se gesta y es tu deber nutrirlo con palabras de fe y pensamientos posibilistas, además conéctate con gente que alimente tu sueño y no que lo aborte.

Cuarto, el cumplimiento del sueño tiene cierta velocidad, a veces es increíblemente rápido y otras es lento y demoroso, pero jamás debes buscar atajos. Por ejemplo, una coneja esta preñada dos meses y pare ocho conejos, en cambio una elefanta esta preñada dos años y pare un elefante de quinientos kilos que con una sola pata mata a los ocho conejos. La espera suele ser el mayor peligro del soñador.

Quinto, sorprendente apoyo llegará de fuentes insospechadas. El sueño te transforma en un poderoso imán que atrae hacia ti gente clave que tienen recursos estratégicos, generalmente estas personas se encuentran fuera de tu circulo inmediato, pero por causa del sueño comienza a formarse un equipo ganador con el que caminaran juntos al milagro posible.

Sexto, el sueño es una gran fuerza que produce una fuerza contraria. Steve Jobs fundó Apple en 1976 junto con un amigo de la adolescencia y con el tiempo se transformó en el mayor imperio de las comunicaciones de internet, el perdió la batalla contra el cáncer de páncreas que lo llevo finalmente a la muerte, pero dejó sus diez mandamientos de éxito, y el séptimo mandamiento dice: "Si quieres triunfar busca un gran enemigo" para Steve Jobs sus enemigos fueron Microsoft, Google y Amazon.

Solo cuando te persiguen te vuelves veloz, un enemigo no viene a ti para destruirte sino para promoverte a un próximo nivel. A menudo ocurre que cuando estas por llegar a la meta experimentas reveses que provocan frustración, pero es allí precisamente cuando debes recordar que tu no tienes un gran problema, tu tienes un gran sueño.

Tomas A. Edisson instaló gratuitamente la luz de un edificio para que aceptaran su invento, la primera máquina de coser fue destruida en Boston por considerarse algo inservible, Morse tuvo que rogarle a diez congresos que miraran su teléfono.

Séptimo, el sueño se convierte en realidad, todo gran triunfo era imposible al principio, pero una vez que lo logras te llenará de honores, se levantará una multitud de admiradores que te amarán y agradecerán, en cambio otros te envidiarán y harán cualquier cosa para bajarte de tu trono, manténte enfocado y no permitas que nada te distraiga.

Octavo, serás moldeado por el sueño ya que el tamaño del sueño determina el tamaño de tu grandeza, debido a que el sueño te ha transformado, te ha esculpido como un ganador y ha moldeado tu carismática personalidad, serás reinventado completamente.

Noveno, el sueño continua creciendo porque es algo vivo, así que al lograr el éxito tendrás mayores conexiones, mayor influencia y mayores finanzas, así que podríamos decir que uno de los grandes premios del éxito, es la oportunidad de hacer más todavía. Te aconsejo que no te marees con un logro intermedio, ya que para un soñador no hay estación terminal, cada logro es una plataforma para un logro mayor.

Hay dos ocasiones en las cuales mucha gente de detiene, después de una derrota o después de una victoria. Como alguien dijo: El mayor enemigo de tu futuro es tu último éxito.

Décimo, el soñador ingresa a la zona de peligro, este es el punto en donde el sueño ha crecido tanto que supera al soñador. El sueño llegó a su vida como un huésped pero de a poco tomo el control total asumiendo el mando y dictando la agenda y organizando por completo la vida del soñador, cuando este, solo desea descansar. El sueño avanza a una mayor velocidad que la del soñador y esto provoca una crisis ¿Recuerdas la vieja canción que decía paren el mundo que yo me bajo?.

Cuando llegues a este punto debes regresar a la primera etapa, es decir al lugar donde conseguiste tu primer sueño y quédate allí todo el tiempo que sea necesario en una actitud de meditación para que puedas recibir un nuevo sueño de parte de Dios.