El miedo te convierte en no apto para tu propia vida

¿Qué harías si no tuvieras miedo? La respuesta es: "Todo". No quiero referirme en este punto a los miedos domésticos, como por ejemplo: miedo a los ratones, a la oscuridad, a los temblores, etc. Mas bien me referiré a los miedos que tienen que ver con las grandes decisiones que debemos tomar en la vida y las acciones propias de un ganador que debemos emprender.

Cada vez que alguien conecta con su don predominante o su habilidad sobresaliente y comienza a emprender el vuelo de la realización exitosa, será empujado desde un escenario doméstico a un escenario público; de un ambiente para aficionados a un ambiente donde requerirá entrenamiento; de un escenario familiar a un escenario intimidante, en donde cada día se encontrará con nuevos retos. A continuación quiero compartirte cuatro rounds que deberás ganar para consolidar tu victoria.

La primera cosa que quiero mencionarte es que peleamos una batalla injusta. La vida es como es y no como tú desearías que fuera; digo esto porque la mayoría de las veces luchamos con hechos injustos tales como: ingratitudes, deslealtades, traiciones, ataques despiadados, etc. Esto y mucho más, conforman un menú difícil de soportar que podrían dejarte aturdido emocionalmente. Es bueno que aprendas a ver la diferencia entre la vida real y la vida ideal ¿Sabías que el que se ilusiona se desilusiona? Nos puede proteger el estar consciente de que la gente hace cosas de gente, eleva tu tolerancia a la injusticia y mantente enfocado en tu objetivo.

Lo segundo tiene que ver con hacer suposiciones falsas. Todos nosotros realizamos constantemente actos bondadosos que le hacen la vida más fácil a la gente y nos esforzamos para construir una buena reputación a través de los años. Basado en esto nos decimos a nosotros mismo: "No creo que la gente hable mal de mi, eso a mi no me ocurrirá"; odio el hecho de que sea yo el que te lo diga, pero ahora mismo hay alguien hablando mal de ti en algún lugar, pon tu oído detrás de alguna puerta y tendrás noticias de ti. Pero no te alarmes, no es nada personal, lo están haciendo con todo el mundo y tú eres parte de ese mundo, ni Jesucristo fue suficientemente bueno para sus críticos. No esperes que te aplaudan en un lugar donde fuiste a hacer un bien, siempre el reconocimiento y la gratitud considéralas un extra.

Como tercera cosa quiero decirte que nunca te rindas ante el temor, ya que este suele paralizar a las personas y llevarlas a la inercia total. He escuchado historias de soldados fuertemente armados que han quedado paralizados frente al temor de una batalla y se los ha encontrado muertos sin haber hecho uso de sus poderosas armas. Cuando alguien se rinde frente al temor deja fuera de la partida sus mejores recursos. Vencemos el temor haciendo aquello que tememos, como por ejemplo vencemos el miedo a volar en avión, precisamente volando y no sentados en nuestra casa viendo televisión.

Jamás tomes el temor como una señal divina para no hacer algo; por el contrario aprende a actuar a pesar del temor. La gente que ha hecho grandes cosas en la historia lo han hecho temblando de miedo, ellos actuaron a pesar del miedo.

Finalmente nunca juegues al héroe. Estoy recordando los actores de la tragedia griega, ellos acuñaron el término per – sona que significa sonido a través de la máscara. Todos ellos usaban máscaras en sus obras de teatro, de modo que solo se oía su voz a través de la ella. ¿Por qué te menciono esto? Porque quiero sugerirte que te saques la máscara del macho fuerte, y todas tus máscaras sociales; acepta que no eres superman, incluso hasta superman perdía su descomunal fuerza frente a la Criptonita. Nadie sale solo de la crisis. Toda victoria es sinérgica, pero debido a esa imagen de autosuficiencia, hacemos que la ayuda se aleje de nosotros.
La gente que se ha suicidado mostraba una imperturbable tranquilidad en su rostro, hasta que fuimos sacudidos por la noticia de su muerte. Tú te preguntarás: "¿Cómo nadie le ayudo?" No, muchos se acercaron para ofrecerle ayuda, pero lo vieron tan autosuficiente que se alejaron ¡Espero que comprendas lo que estoy tratando de explicarte! La ayuda que tú necesitas se encuentra encapsulada en alguien cercano a ti.