¿En que consiste nuestro aporte?

Efesios 4:11-16

Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.

En el mercado mundial el termino empleabilidad, define la capacidad de cada persona de agregar valor a la empresa que lo esta contratando.

La empresa paga por:

  1. Agregar valor.
  2. Contribuir a los resultados.
  3. Cumplir objetivos y metas específicas.
  4. Satisfacer las necesidades del cliente.

Victor Frankl era un psicoterapeuta judío que estuvo prisionero en los campos de concentración nazis del 1942 a 1945, después de ser liberado el contó sus experiencias en su libro llamado "El hombre en busca de sentido".

Una de las partes más importantes del libro es cuando habla del suicidio. Victor Frankl observó que no se puede convencer a nadie a que siga viviendo diciéndole que recibirá algo más del mundo o que el futuro le deparará algún tiempo de felicidad. Sin embargo, si puedes convencer a una persona de que el mundo espera algo de el que podría hacer un gran aporte a su generación, la persona optará por seguir viviendo.

Estos principios los inauguró el Señor cuando estableció su Reino.

En este pasaje de Efesios se nos asegura que el Cristo resucitado nos dio dones, y a partir del don que cada uno ha recibido aporta valor e influye en los resultados del cuerpo de Cristo.

Sacando a la gente del círculo vicioso y metiéndolos en el círculo virtuoso.

Circulo vicioso define a la gente que cae en la rutina, es decir, más de lo mismo.

Circulo virtuoso define a la gente altamente apasionada y entusiasmada por la tarea.

No hay mejor cosa que disfrutar del trabajo, esto lleva a que nos involucremos más y al involucrarnos más lo haremos cada vez mejor, y al hacerlo cada vez mejor producimos resultados extraordinarios, entonces se produce el círculo virtuoso.

El mayor peligro de trabajar en la visión de las casa iglesias, consiste en hacerlo con la mentalidad antigua.

Quiero ilustrar este principio con una moraleja. Una caravana de beduinos va velozmente por el desierto montados en sus camellos, hasta llegar al primer oasis en donde bebieron agua ellos y sus animales, luego reiniciaron la marcha, en medio de un desierto notaron que uno de los jinetes se había quedado en el oasis, entonces regresaron a buscarlo, lo encontraron a la sombra de una palmera, cuando lo interrogaron el respondió: No puedo ir en un viaje donde mi cuerpo va más rápido que mi mente.

La moraleja es la siguiente: muchos líderes tienen su espíritu en la visión, pero su mente se les quedo atrás.

Los mayores problemas que enfrenta la iglesia hoy no están fuera de ella, vale decir en la sociedad, sino, dentro de ella, problemas tales como:

  • Patrones de pensamientos.
  • Modelos de trabajos.
  • Tradiciones sagradas.
  • Cosas a las que le asignamos alto valor.

Cuatro fases de un cambio de paradigma.

1. Búscalo

Todo cambio de paradigma comienza con una crisis personal en la cual no estas teniendo resultados.
La frase más frecuente en ti es esta: "No me esta funcionando"
Y es el momento donde comienzas a buscar respuestas profundas.
La palabra crisis en chino es WU-WEI y significa cambio y oportunidad.

2. Predícalo

En esta búsqueda desesperada encuentras la respuesta y exclamas ¡Guauu! lo encontré.
Explota en ti un entusiasmo desbordante. Solo que todavía no vez el cuadro completo.
Sin embargo comienzas a hacer afirmaciones inmaduras y especulativas y aún escribes manuales de la visión.
El problema es que aún no has visto el cuadro completo.

3. Vívelo

Aquí es donde la visión comienza a encarnarse en ti.
Hablamos menos y hacemos más, nos convertimos a la visión.
Dejamos de defender la visión para comenzar a ponerla en práctica.

4. Enséñalo

Aquí en donde tienes una clara revelación entonces te conviertes en un agente de cambios.

Comienzas a ayudar a otros a descubrirlo.

¿Qué barrera debemos romper?

Crecí en una generación donde en términos de multiplicación se hablaba de romper la barrera de los cien, una vez que la iglesia local alcanzaba los cien se hablaba de romper la barrera de los quinientos y una vez que se alcanzaba a los quinientos se hablaba de romper la barrera de los mil.

Hoy hablamos de romper la barrera de los veinte hacia abajo, porque para ser grande primero hay que ser pequeño.

Lo único multiplicable es la célula, y este es el proceso, una célula se parte en dos, luego en cuatro, esas cuatro se parten en ocho y así infinitamente.

De una mano nunca saldrá otra mano, de un ojo nunca saldrá otro ojo, porque esas partes de tu cuerpo no son multiplicables, lo único multiplicable es la célula.

La casa iglesia es lo único multiplicable, ya que de una saldrán dos.

La casa iglesia es el eslabón perdido entre Dios y el barrio.

El inmenso valor de los contactos.

No hay nada más poderoso que un contacto personal.
La biblia es una crónica de contactos:
José llegó hasta el faraón a través del copero.
Dios conectó a Elías con la viuda.
Dios conectó a Felipe con el Eunuco.

No hay contacto pequeño.

Nahaman el leproso tenía en su casa a una esclava.
Tú sabes en que trabaja la gente, pero no sabes a quien conoce esa gente, esta esclava conocía a Eliseo, y el profeta sanó a Nahaman.
"Conozco a alguien que conoce a alguien que te puede ayudar"
Si tú necesitas un médico para que opere a tu hijo, no lo vas a buscar en las páginas amarillas, lo consigues por contacto.
Las mujeres tienen un ginecólogo que se lo recomendó una amiga o un pariente.

El peor pecado es desaparecer.

¿Haz escuchado conversaciones como estas? ¿Qué será de la vida de Pedro? Parece que se lo tragó la tierra. Cuando la gente deja de conectarse con gente nueva literalmente desaparece.

Por eso Jesús siempre estaba en lugares nuevos, todo el tiempo estaba conectándose con personas, viajando por todo el país, tocando ciudades, pueblos, aldeas.

Cuando la gente que compone una iglesia local deja de conectarse con los nuevos, inevitablemente desaparecerán.

Debemos dedicar el 20% de nuestro tiempo a los conocidos y el 80% de nuestro tiempo a los no conocidos. Debemos desarrollar una cultura de contactos, debemos agendar contactos nuevos.

El vivir momentos dramáticos tales como accidentes, enfermedades, quiebras económicas, o la simple pinchadura de una rueda en la carretera hará que conozcas gente que jamás hubieras conocido en circunstancias normales. Valora cada contacto que Dios te regala.

Mientras más viejos nos ponemos menos tendemos a conectarnos con gente nueva, todo lo que envejece deja de conectarse ¿Hay síntomas de vejez en ti y en tu iglesia?